Diario de un perro abandonado. Contra el maltrato y el abandono.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Diario de un perro abandonado. Contra el maltrato y el abandono.

Mensaje por Aíram el Lun Oct 05, 2009 10:28 pm

Un tal día como hoy hace una semana nací yo. Con una semana de vida soy el perro más feliz del mundo. Todos los días crezco, juego con mis hermanos y mi mamá. Como cuando tengo hambre, duermo cuando tengo sueño, juego cuando estoy aburrido, me limpian cuando estoy sucio y me dan el cariño que necesito.

Hoy estoy triste e cumplido 2 meses de edad y me han separado de mi mamá y mis hermanos, aunque por otra parte estoy feliz porque por mí ha venido una familia muy simpática. Me cogen me dan besitos, me acarician y juegan conmigo. Después de un rato me subieron en su coche y tras media hora en coche con la agradable compañía de mi nueva familia llegamos a una hermosa y grande casa. Todos nos bajamos y comprendí que ese era mi nuevo hogar, incluso me enseñaron una camita que me habían comprado para mí solo.

Estoy muy feliz, mi nueva familia es muy buena conmigo y me llevan con ellos a todos sitios. Juego mucho con los niños de la familia que para mí son como mis hermanitos, los quiero mucho. Cuando comen siempre me dan comida de sus platos. No paran de darme cariño y de jugar conmigo. Duermo en las camas de mis hermanitos acurrucado y calentito. Que feliz soy.

Hoy cumplo 6 meses e crecido y ya casi soy un perro adulto, pero estoy triste porque últimamente mi familia se olvidan de mí, se van y no me llevan con ellos y se olvidan de darme de comer y beber y casi siempre me tienen atado en la azotea. Aquí arriba hace mucho calor y lo paso muy mal y en invierno hace mucho frío y me mojo con la lluvia porque no tengo dónde poder resguardarme.
Cuando llegan yo ladro para que me dejen ir con ellos. Ellos suben y me dan de comer, pero se vuelven a ir. Ya ni siquiera me dan caricias ni juegan conmigo. Cuando hago mis necesidades se enfadan conmigo y me riñen, pero yo no sé porqué, yo ya no me puedo aguantar más. Ya nunca me sacan a pasear y ya no me dejan acercarme a mis hermanitos porque dicen que les puedo hacer daño, pero yo no les quiero hacer daño, incluso ellos se enfadan conmigo porque cuando jugamos explotó las pelotas, pero lo hago sin querer mis dientes ya son grandes y fuertes.

Hoy estoy contento mi familia se arreglan para salir y han venido por mí. Que contento estoy vamos a salir. Mi cola la muevo tanto que parece que se me va a salir. Nos montamos en el coche y después de un largo recorrido nos paramos en un campo. ¡Que bien vamos a jugar! Cuando me abrieron la puerta salí disparado hacia la hierba fresca a jugar. Pero espera mi familia se va. ¡Esperadme, esperadme! ¡Os olvidáis de mí! ¡Esperad, esperad!. Corría y corría todo lo que podía por alcanzar el coche pero el coche era más rápido que yo. Después de varias horas triste y en plena carretera, caminaba y caminaba sin parar buscando mi hogar. Los coches me pitaban y asustado corría y corría sin parar. El cansancio y el hambre crecían cada vez más. Cansado y hambriento buscaba como loco mi hogar y la frialdad de la oscuridad de la noche crecían cada vez más. Delgado y de aspecto poco agraciado de puerta en puerta iba cobijo y de puerta en puerta me iban echando a pata. Confuso y cansado iba caminando sin rumbo fijo y en un claro de hierba me eche a descansar y unos niños pedradas me empezaron a tirar. Cansado y malherido me volví a levantar. La oscuridad más grande se iba haciendo y el cielo de nubes negras se iba cubriendo tormentas y truenos empezaron a sonar y asustado empecé a temblar. Asustado por los ruidos de la noche corría tanto como mis patas me podían permitir y el agua de la lluvia empezó a caer sobre mí. Ya no puedo más. Mareado y confuso iba caminado, entonces una luz blanca vi brillar -¿qué es eso? -me pregunte y entonces sentí un gran impacto y allí me quede. Las patas traseras no las podía mover. Sentía un gran dolor. Como pude al lado de la carretera me eche. Como deseaba que aquel momento terminase, entonces un coche a mi lado paro y de él una muchacha bajo y a mi se acerco y con voz dulce y suave me hablo. -Tranquilo que tu sufrimiento va a terminar-. Agradecido le moví la cola como pude con las pocas fuerzas que tenía en señal de un gran agradecimiento. Entonces un leve pinchazo sentí y mi gran dolor deje de sentir. Descansa en paz dijo la mujer.

Esta tragedia se repite muchísimas veces en nuestra sociedad intentemos que deje de ocurrir este caso. Cuando adquieres un animal tienes que concienciarte de que esa vida corre a cargo de tus manos y que a partir de ese momento su vida dependerá de ti. Si no estas seguro de que en un futuro te podrás hacer cargo de él no lo compres o adoptes. Un perro no es un juguete es un ser vivo que siente y sufre las consecuencias del abandono y los maltratos.

NO LO ABANDONES.
NO LO MALTRATES.

_________________
Alma de verdugo, corazón de hierro, ¡¡¡maldita sea la mano que mata un perro!!!
La batalla realmente perdida es aquella por la que no luchamos...

¡Hola! No olvides leer las normas Guiñar.
avatar
Aíram
Administradora

Cantidad de envíos : 795
Localización : España.
Fecha de inscripción : 30/06/2008

Ver perfil de usuario http://elmundoanimal.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.